Saltar al contenido

Vicente Matallana, director de la Colección BEEP: “Tenemos complicidad con Ars Electronica desde hace años”

vicente-matallana-coleccion-beep

El director de la Colección BEEP de Arte Electrónico, Vicente Matallana, responde a las preguntas de El Blog de BEEP sobre la presencia de BEEP como colección invitada en Ars Electronica. El principal festival del mundo de arte electrónico, que se celebra en Linz (Austria), alcanza su edición número 40 entre los días 5 y 9 de septiembre.

“Somos viejos compañeros de trabajo con Ars Electronica”

Ars Electronica es una cita ya veterana, que llega este año a su 40 edición. La Colección BEEP está presente por segundo año consecutivo. ¿Cómo se ha llegado a esta complicidad entre el festival y el fondo BEEP de arte electrónico?

Realmente podemos hablar de una complicidad de años, ya que somos viejos compañeros de trabajo, grandes amigos trabajando por una utopía distópica común. Pero había que encontrar el momento y el entorno adecuados para presentar la Colección en Ars Electronica.

Cuando estuve en la Biennial of Moving Image en Frankfurt con Christl Baur, vimos que la nueva sección Gallery Spaces era perfecta para poder presentar el proyecto de la Colección.

Se trata de un proyecto que, de forma constructiva, cuestiona los modelos tradicionales de coleccionismo y mercado.

jose-manuel-berenguer
‘Luci’, obra de José Manuel Berenguer

Colaboración con NewArtFoundation y Hangar

Usted ha explicado que la presencia de la Colección BEEP es “más amplia” y está “más articulada” en esta edición. ¿Qué ha ayudado a estar presentes con aún más solidez que el año pasado?

Ante todo, la creatividad de los artistas. Sin su trabajo e ilusión, sería imposible. Presentamos un nuevo programa de producción, que hemos desarrollado junto a la NewArtFoundation con Hangar, quienes se han volcado de una forma increíble en el proyecto. Además, presentamos otra producción propia, con la artista eslovena Robertina Šebjanič.

Asimismo, también llevamos al público de Ars Electronica la obra ganadora del Premio ARCO-BEEP de Arte Electrónico, The Wall of Gazes, de Mariano Sardón y Mariano Sigman; Eclipse II, de Félicie d’Estienne d’Orves y Luci, de José Manuel Berenguer.

A estas alturas, ya no voy a negar que Luci es una obra por la cual siento una pasión especial. Como decía mi mamá: al final, no todos los hijos son iguales.

Colección BEEP, precursora del ‘bioarte’

El bioarte es el concepto sobre el que se centra la presencia de las obras de BEEP. ¿Desde cuándo presta atención la Colección BEEP al bioarte? ¿Es ahora un buen momento para este tipo de arte?

Eduardo Kac, uno de los grandes nombres del bioarte, inauguró la Colección hace ya casi 15 años, al ganar la primera edición de Premio ARCO-BEEP de Arte Electrónico con una obra tan emblemática como Time Capsule.

Kac iba acompañado de Ricardo Iglesias y Gerald Kogler con Independent Robotic Community, una de las obras que anticipan el concepto bio mediart, tan vinculado a la inteligencia artificial. Este interés ha sido una constante. Sin embargo, he de reconocer que vivimos un énfasis reflexivo para intentar conocernos y trascendernos, más allá de la especie depredadora que somos. Técnicamente, una plaga.

Los artistas emergentes de la Colección BEEP tienen protagonismo en Ars Electronica. ¿Se ha conseguido crear una cantera consolidada de nuevo talento a través de la Colección?

Es nuestro sueño y, por eso, siempre tenemos programas de producción activos. El objetivo es apoyar ese arte emergente, esos proyectos que quizá, sin nuestra ayuda, no serían posibles.

Pero no solo se trata de apoyar lo emergente. En enero estábamos montando la exposición Faces, en el museo mallorquín Es Baluard, comisariada por Roberta Bosco y Stefano Caldana. Justo estaba yo ajustando M3X3, de Analivia Cordeiro, cuando recibí un correo suyo contándome que había sido nombrada miembro del International Council of Dance de la UNESCO. Analivia Cordeiro consideraba que, sin el apoyo del Premio y la Colección, no lo hubiese conseguido.

Fue un poema de amor, reflejo de la complicidad entre los artistas y todos los que hacemos posible la Colección, que somos un gran equipo.

Por cierto, aún se puede ver Faces en Es Baluard, un diálogo entre colecciones. La exposición ya roza los 50.000 visitantes.

Ars Electronica: “Cita para acercarse a la mayor transgresión del pensamiento”

Para quienes sepan menos de arte… ¿cómo explicamos el festival Ars Electronica? 

Muy sencillo. En la edición pasada, participamos 1.357 artistas, científicos, teóricos y activistas de 54 países. Se generaron 615 eventos y propuestas, vistas por 105.000 personas. Es la cita para acercarse a la mayor transgresión del pensamiento, la que produce el arte en su intersección con la ciencia y la tecnología. Este año, ¡más y mejor!

wall-of-gazes
‘The Wall of Gazes’, de Mariano Sardón y Mariano Sigman