Saltar al contenido

COVID-19: 12 consejos para la escuela en casa

La pandemia por la COVID-19 ha impuesto de forma temporal el modelo de escolarización desde el hogar: la escuela en casa. Con un ordenador conectado a internet, los niños siguen las clases desde un espacio habilitado en su casa para el estudio.

Desde El Blog de BEEP te ofrecemos consejos para aprovechar al máximo tus clases y toda la tecnología que tienes a tu alcance.

Escuela en casa: cambio de modelo

La sustitución de las aulas por el aprendizaje desde casa cambia radicalmente el modelo de escolarización. En España la educación en el hogar es una opción minoritaria, si bien en otros países, como Estados Unidos, tiene un número significativo de adeptos.

La ausencia de interacción física con profesores y otros alumnos, debe ser compensada de alguna manera con recursos online, videoconferencias y, en el caso de los más pequeños, apoyo de los padres.

Los expertos apuntan que el modelo escolar que heredaremos tras la pandemia por el nuevo coronavirus será diferente. Seguirá siendo presencial, pero con más componentes online. Se trata de una tendencia que también veremos en el mundo laboral, con más impulso al trabajo desde casa

A más madurez, más aprovechamiento de la escuela en casa

Cuanto más maduro sea el estudiante y más habilidades informáticas tenga, más fácil es implantar un modelo de escuela en casa.

A partir de los nueve o 10 años, los niños y niñas ya tienen cierta madurez. Y, además, cuentan con conocimientos de informática básica, adquiridos en el hogar y en la escuela. Por este motivo, a partir de estas edades, muchos menores están elaborando y haciendo un seguimiento de las tareas propuestas por los profesores con la ayuda de un ordenador presente en casa.

En El Blog de BEEP hemos elaborado contenidos sobre cómo familiarizar a los niños con la informática y sobre el primer ordenador de tu hijo o hija.

¿Cómo familiarizar a los niños con los ordenadores?
https://www.beep.es/blog/como-familiarizar-a-los-ninos-con-los-ordenadores/

COVID-19: Consejos para el primer ordenador de tus hijos y para la escuela en casa
https://www.beep.es/blog/covid-19-consejos-para-el-primer-ordenador-de-tus-hijos-y-para-la-escuela-en-casa/

Consejos para la compra del primer ordenador de tu hijo adolescente
https://www.beep.es/blog/consejos-para-la-compra-del-primer-ordenador-de-tu-hijo-adolescente/

La biblioteca y la cafetería no son una opción para los estudiantes de más edad en tiempos de confinamiento

Para los estudiantes de más edad, que ya tienen autonomía, la escuela en casa obliga a una rutina de estudio monacal, de reclusión.

Antes de la pandemia, muchos universitarios tenían el habito de ir a estudiar (también) a la biblioteca o a una cafetería. Era una forma de cambiar de escenario y de insuflar aire fresco a la experiencia de estudio.

Sin embargo, mientras que duren las restricciones de movimiento y el cierre de establecimientos de restauración y centros educativos, estos alumnos deberán seguir las horas lectivas y las horas de estudio desde casa.

1. Un ordenador y actitud positiva

Para comenzar, el estudiante necesita un ordenador conectado a internet. Además, debe contar con un espacio en casa para el seguimiento de las clases online y para la realización de las tareas lectivas. Muy importante también es adoptar una actitud positiva.

Puedes adecuar para tu hijo algún ordenador que estuviese en casa sin usar. Y también puedes comprar un nuevo equipo informático en BEEP.

En El Blog de BEEP te hemos ofrecido consejos para conseguir que tu hijo tenga un ordenador preparado para la escuela en casa.

2. Un espacio de estudio agradable

Si el niño o adolescente tiene un escritorio en su dormitorio, perfecto. En caso de que no tenga un espacio en su habitación para el estudio, hay que identificar un lugar, a poder ser tranquilo y con luz natural, desde donde conectarse al ordenador.

Técnica Marie Kondo

Aunque antes de la pandemia el estudiante ya tuviese un espacio definido para la realización de tareas escolares, hay que tener en cuenta que ahora pasa muchas más horas en ese sitio. Si antes solo hacía un rato de deberes en esa mesa o escritorio, ahora pasa varias horas al día en ese lugar.

Por todo ello, es una buena idea hacer algunos cambios. La idea es que el escritorio, y las estanterías y los armarios más cercanos al ordenador, sean lo más diáfanos posibles. Es decir, que no se acumulen libros, papeles y objetos, de forma que todos esos espacios puedan ser ocupados por todo aquello que haga falta de verdad durante las horas de estudio.

Es una buena oportunidad para limpiar a fondo y para que el niño o adolescente se deshaga de cosas que no necesita. Para los que estáis familiarizados con las técnicas de Marie Kondo, ahora sería el momento ideal de ponerlas en práctica.

La consultora de organización japonesa nos invita a tirar todo aquello que no utilizamos y por lo que no tengamos un apego emocional. En otras ocasiones no se trata de tirar cosas a la basura, sino de cambiarlas de sitio.

Con una buena organización, las horas de estudio pueden ser más productivas. Hay que liberar espacio para que todo aquello esencial, ya sean diccionarios, cuadernos o material de escritura, esté al alcance del alumno. La idea también es que las superficies más próximas al estudiante no estén sobrecargadas, un desorden que genera agobio y que no contribuye a la concentración y a una buena atmósfera de trabajo.

El objetivo es que el espacio de estudio se reserve exclusivamente para todo aquello que tenga que ver con la actividad lectiva

¿Hay otros rincones en la casa preparados para el estudio?

La existencia de un espacio delimitado para el estudiante es fundamental. Ahora bien, eso no quiere decir que todas las actividades escolares se deban hacer ahí. Puntualmente, con el objetivo de romper la monotonía, podemos hacer un cambio de escenario. Puede ser una mesa cercana a una ventana, y también un balcón, una terraza y un jardín.

Cada niño tiene una manera singular de aprender. Lo que funciona para un alumno, no tiene por qué funcionar para otro. Por eso la escuela en casa es una oportunidad para explorar espacios, rutinas y experiencias que mejoren el aprendizaje del niño. Lo importante es que el menor mantenga la concentración y adquiera conocimientos en un entorno seguro.

Sin distracciones

Sea el espacio que sea, las distracciones deben dejarse a un lado. Nada de televisión ni de dispositivos tecnológicos a mano. En el caso de los adolescentes que ya tengan smartphone, es importante limitar el acceso al dispositivo durante las horas de trabajo escolar.

3. ¿Qué tecnología va a necesitar el estudiante?

Programas necesarios

Hay que averiguar qué programas van a hacer falta para la escuela en casa. Si el menor ya tenía un ordenador, muchos de esos softwares ya estarán instalados.

  • Programa antivirus (Seguridad de Windows y muchos otros antivirus comerciales)
  • Navegador (Windows 10 viene con el nuevo navegador Microsoft Edge)
  • Programas de ofimática (Word y Power Point son fundamentales)
  • Lector de PDF (Adobe Acrobat Reader)
  • Reproductor de vídeo (Windows Media Player)
  • Programa de captura de pantalla. También se puede usar alguna combinación de teclas, como las teclas de Windows y la de Imprimir pantalla. Cuando aprietas esas dos teclas al mismo tiempo, se genera una captura. Las capturas se guardan automáticamente en Nombre del usuario / Imágenes / Capturas de pantalla

Software de videoconferencia

La escuela debe informar sobre el software elegido para hacer las clases online a través de videoconferencia. Estos programas suelen ser gratuitos, pero debes asegurarte de que te lo bajas desde la página oficial. Así evitarás exponer el equipo a malware.

Cómo convertir una videoconferencia en una experiencia de éxito

En El Blog de BEEP hemos elaborado un contenido con 21 consejos para hacer videoconferencia desde casa. Se trata de consejos pensados sobre todo para el teletrabajo, pero se pueden aplicar en parte a las videoconferencias para uso académico.

Soluciones gratuitas durante la pandemia

Algunas compañías están ofreciendo algunas de sus programas y soluciones de forma gratuita durante la pandemia.

4. Fija una rutina

Una rutina para tener las cosas bajo control

Una vez has creado un ambiente de estudio, con un ordenador y todos los programas necesarios, urge instituir una rutina.

Especialmente en el caso de niños y preadolescentes, los padres deben dejar claro que este tiempo de escolarización desde casa no son unas vacaciones.

Los niños en edad escolar funcionan muy bien con rutinas. Algunos menores pueden estar experimentando ansiedad por la pandemia, y una nueva rutina ayuda a crear una sensación de normalidad.

Hay que seguir unos horarios a lo largo del día, como ya hacemos cuando las clases tienen lugar en el aula física.

Hay que delimitar unas horas para las clases, para el ocio, para la actividad física, para las tareas de la casa y para los proyectos personales (una manualidad, dibujo, música, etc) que emprenda cada estudiante

Cómo organizar la jornada lectiva en casa

  • Las escuelas comparten un horario de conexiones y de tareas que, por supuesto, hay que seguir.
  • En la medida de lo posible, haz como progenitor un seguimiento de la evolución de las clases online. Cuando se trata de los más pequeños, claro, la dedicación va a ser más importante.
  • Como regla general debes dejar que el menor complete todas las tareas por su cuenta. Los padres pueden orientar y encaminar, pero es el niño quien debe dar con la solución o completar la tarea encomendada por su cuenta.
  • A lo largo de la jornada lectiva, el niño debe ir haciendo pausas. La flexibilidad es crucial para la motivación de los alumnos que siguen las clases desde el hogar.
  • Un buen consejo es marcar un momento del día en que los padres puedan ayudar a sus hijos. Así los niños saben que no pueden estar reclamando la atención de sus padres en todo momento. Puede ser justo después de la comida, o cuando acabe la jornada laboral del progenitor.

5. Sin ruidos ni distracciones

El espacio de estudio debe estar libre de sonidos que molesten. Pero, en una casa, siempre hay ruidos. De electrodomésticos o de sus residentes. Por eso es básico tener presentes los horarios de las videoconferencias, para que el resto de miembros del hogar sean extremadamente sensibles y guarden silencio.

Una buena idea es utilizar auriculares con cancelación de ruido, que puedes encontrar en Beep.es. Para ciertas tareas, los estudiantes, sobre todo los de más edad, pueden utilizar auriculares para escuchar música que facilite el estudio. La música instrumental o el jazz pueden contribuir a generar un clima de concentración y de relajación. Además, esas melodías pueden anular el ruido procedente del resto de la casa.

6. Estudiar en grupo

La escuela en casa pone a prueba todos. A profesores, padres y niños. No todos los niños pueden extraer el máximo provecho de las clases online, porque no todos tienes las mismas habilidades y capacidad de autosuficiencia. El aprendizaje desde casa exige que el estudiante sea disciplinado y que lleve un control de actividades, horarios y fechas de entrega.

La aula presencial garantiza que todos los niños van a un ritmo similar. Pero la escuela en casa pone en peligro esa sincronización.

Una buena idea es que, de forma espontánea, los niños realicen actividades lectivas en grupo o por parejas a través de programas de videoconferencia. De ese modo, se van a ayudar entre ellos y van a mejorar su motivación y disciplina.

7. Proyectos personales

Durante el tiempo en que los niños siguen las clases desde casa, es una magnífica idea que escojan proyectos personales que les entusiasmen. Se trata de proyectos para los que no habían tenido tiempo hasta ahora.

Podría ser cocina, jardinería, Minecraft, dibujo, robótica o ajedrez. Lo importante es que esa actividad con un componente educativo les apasione.

8. Tours virtuales en museos

Museos, galerías de arte, zoos y acuarios están ofreciendo tours virtuales durante la pandemia.

¿Por qué no inocular a los más jóvenes el gusto por el arte con una visita virtual al museo del Louvre?

9. Es el momento de leer más

La escuela en casa ofrece una magnífica oportunidad de cultivar el hábito de la lectura en los más pequeños y en adolescentes. Es el momento perfecto para sacar el polvo a libros adecuados para la edad, o de extraer de las estanterías los nuevos libros que aún no habían sido leídos.

Leer por placer o para realizar deberes ayuda a mejorar el vocabulario, la gramática y la capacidad de comprensión.

10. Es la hora de nuevos aprendizajes: tareas del hogar

La escuela en casa es en sí una experiencia de la que aprender mucho. Los niños se esfuerzan en ganar autonomía y se familiarizan aún más con el ordenador, con softwares y con sistemas de videoconferencia.

El hecho de que pasen tantas horas en casa también facilita que hagan otros aprendizajes útiles durante el resto de su vida. Así, pueden practicar tareas del hogar: poner un lavaplatos, colgar la ropa limpia, ordenar la ropa, etc.

11. Objetivos modestos

El centro educativo maneja los ritmos de trabajo de los alumnos que se conectan desde casa. No hay que obsesionarse con las horas que los niños están haciendo actividades lectivas. Eso es lo que asegura Helena Gillespie, experta en educación mencionada en un artículo de la BBC sobre la escolarización desde el hogar por el confinamiento.

Según la madurez y la edad del estudiante, la capacidad de concentración continuada será mayor. Si un niño se concentra bien solo durante dos horas, bien empleadas habrán sido esas dos horas.

Lo importante es la calidad del trabajo, más que la cantidad. Y, como ya hemos dicho, cada niño es diferente, y tiene habilidades y ritmos de aprendizaje específicos.

12. Tiempo de recompensas

La escuela en casa, si además va acompañada de un confinamiento parcial o total, es dura. Por eso es bueno premiar a los estudiantes si, a lo largo de la jornada y de la semana, han sacado adelante las tareas de la escuela.

El premio puede ser un postre, una reunión virtual con sus amigos o un episodio de su serie favorita.

Consejos para la compra del primer ordenador de tu hijo

Puedes comprar el ordenador en BEEP

En caso de no tener un ordenador para tu hijo de sobras en casa, o que te pueda dejar un familiar, amigo o conocido, queda la opción de adquirir un portátil u ordenador de sobremesa para las necesidades del menor.

Debes saber que puedes comprar tu nuevo ordenador en la tienda online de BEEP.

Para fomentar que nos quedemos en casa, BEEP ha decidido suprimir los gastos de envío a domicilio de todos sus pedidos.

Criterios de compra a tener en cuenta

En El Blog de BEEP puedes consultar el artículo Consejos para la compra del primer ordenador de tu hijo adolescente.

En ese contenido te ofrecemos criterios que te van a ayudar a encontrar el equipo perfecto para tu hijo.

Cómo controlar el tiempo de los niños con las pantallas

El confinamiento y la escuela en casa hacen que los niños pasen más tiempo en casa. Los escolares no van a las aulas y realizan muchas menos actividades en el exterior. Por esta razón, es una tentación para ellos pasar las horas de ocio frente a pantallas.

Teniendo en cuenta que la escuela en casa ya implica que pasen parte del día frente a una pantalla, es bueno poner restricciones al uso de televisión, consolas, tabletas, ordenadores y smartphones en el tiempo de ocio y relax

La fundación Internet Matters propone los siguientes consejos a los padres.

  • Dad ejemplo
  • Fijad un tiempo límite
  • Consensuad unas zonas libres de tabletas y smartphones
  • Comentad las reglas en familia
  • Pasad tiempo online de calidad con vuestros hijos

En El Blog de BEEP hemos elaborado el contenido Cómo controlar el tiempo de tus hijos con las pantallas.