Saltar al contenido

COVID-19: Consejos para el primer ordenador de tus hijos y para la escuela en casa

Los ordenadores han pasado a ser puntales de la educación en los centros educativos, ya sean escuelas, institutos de secundaria o universidades. Con el confinamiento por el coronavirus de la COVID-19, los equipos informáticos han ganado aún más relevancia. Y es que se ha impuesto la escuela en casa. Los escolares están siguiendo las clases desde casa, a través del email, los entornos de trabajo en grupo y las videoconferencias.

Durante un tiempo, niños, profesores y padres deberán adaptarse a la escolarización online.

Las habilidades informáticas de los niños son esenciales

En un mundo tan tecnológico como el actual, saber cómo usar un ordenador es una habilidad esencial para los niños. Con una buena capacitación informática a nivel usuario, los menores pueden acceder a interesantes softwares educativos y ampliar sus conocimientos a través de internet. Asimismo, los niños van a realizar con más agilidad y acierto las tareas programadas desde el centro educativo.

Portátil provisto por la escuela a partir de ESO

A partir de los 12 años, muchos alumnos pasan a tener su propio portátil, provisto a través del centro escolar. El propósito de estos dispositivos es la realización de tareas lectivas. Se trata de equipos que los escolares emplean tanto en el aula como en el hogar.

En el mundo anglosajón, los han bautizado como school-issued laptops. Son ordenadores para un uso estrictamente escolar, aunque el menor se los puede llevar a casa para seguir haciendo actividades programadas desde el colegio. Así, las descargas están deshabilitadas y los estudiantes son conscientes de que no pueden emplear el dispositivo para fines personales.

Los niños se familiarizan antes con la informática

Al margen de la introducción de los ordenadores personales para uso escolar a partir de ESO, también es cierto que los más pequeños se inician cada vez más temprano en el uso de un ordenador. Lo hacen en la escuela, con ordenadores compartidos, y con la ayuda de sus padres.

En El Blog de BEEP hemos dado las pautas sobre cómo introducir a los más niños y niñas a la informática en el artículo ¿Cómo familiarizar a los niños con los ordenadores? Por franjas de edad, describimos, con la ayuda de expertos, cuáles son las habilidades que el menor puede empezar a desarrollar con un ordenador de sobremesa o portátil.

La necesidad de un ordenador personal para el estudiante

Asimismo, también hemos publicado una guía de compra del primer portátil de un menor adolescente. El contenido en cuestión es Consejos para la compra del primer ordenador de tu hijo adolescente. En este artículo de El Blog de BEEP, enumeramos y exponemos los criterios a tener en cuenta a la hora de adquirir el primer equipo de un menor de entre 12 y 18 años.

Como ya hemos visto más arriba, el equipo provisto por la escuela es una poderosa herramienta de aprendizaje y de trabajo en el marco del curso escolar. Pero no puede emplearse para usos personales o ajenos a las tareas escolares.

Por eso es importante que un adolescente pueda acceder a un equipo propio bajo la supervisión de sus padres. Con ese ordenador, podrá ampliar sus horizontes de aprendizaje, satisfacer su curiosidad por el mundo de la informática y realizar actividades de ocio para las que tengan el visto bueno de sus progenitores.

Confinamiento de los escolares por el coronavirus causante de la COVID-19

A causa del confinamiento impuesto por la pandemia por el coronavirus de la COVID-19, las escuelas han tenido que cerrar sus aulas presenciales.

Por este motivo, todos los estudiantes deben seguir sus clases desde casa. Es una oportunidad para que los más pequeños empiecen a utilizar un ordenador portátil o de sobremesa, siguiendo los criterios apuntados en ¿Cómo familiarizar a los niños con los ordenadores?

A partir de los nueve o 10 años, los niños y niñas ya disfrutan de cierta madurez y de ciertos conocimientos de informática básica. Por eso, a partir de estas edades, muchos menores están elaborando o haciendo un seguimiento de las tareas propuestas por los profesores con la ayuda de un ordenador presente en casa.

En muchos casos, se trata del ordenador de alguno de los padres, que posiblemente lo necesite para hacer teletrabajo. La situación ideal, por supuesto, es que el niño o adolescente cuente con un equipo informático propio.

Adolescentes de ESO y Bachillerato

Es probable que los adolescentes de ESO cuenten con el portátil o netbook provisto por la escuela. En este caso, el menor puede realizar las tareas lectivas desde casa con ese equipo. De hecho, ese ordenador está pensado para hacer trabajos y ejercicios escolares. Así que su disponibilidad es idónea en una situación en que los chicos y chicas están obligados a seguir las clases desde el hogar.

Ahora bien, como ya hemos señalado, la disponibilidad de un equipo informático personal permitiría que el niño explorase más facetas de la informática. Desde programación, hasta programas de diseño o edición de vídeo. Recordemos que el portátil de la escuela no permite la descarga de programas ni realizar tareas no aprobadas por el centro.

Niños de Primaria

En el caso de los escolares de primaria, sobre todo para los de más de 9 o 10 años, el ordenador personal puede ser un elemento muy importante para la escuela en casa.

Reaprovecha un ordenador en desuso

Por todo lo dicho, es una buena idea que el menor pueda disponer de un ordenador personal.

Una buena opción es aprovechar un ordenador de sobremesa o portátil que esté en desuso, pero que siga funcionando. No necesitas un equipo con un gran rendimiento. Lo único que le tienes que pedir es que permita el acceso a internet. El equipo también debería contar con aplicaciones ofimáticas de uso escolar, como el procesador de textos (por ejemplo Word) o programas para hacer presentaciones o diapositivas.

Puesta a punto

La puesta a punto de un ordenador que pertenece a la familia es mucho más fácil que si ese ordenador de segunda mano procediese de una persona desconocida.

¿Carga Windows?

Si el sistema operativo arranca, son excelentes noticias. En caso de que Windows no arranque, necesitarás el disco de instalación, o una partición de restauración. El objetivo es reinstalar Windows.

La partición de recuperación es una partición en el disco duro usada para restaurar o volver a instalar al sistema operativo anterior en caso de fallo del sistema.

¿Tienes antivirus?

Verifica que el equipo cuenta con un programa antivirus. En BEEP, encontrarás el antivirus que necesitas.

Pasa el antivirus

Antes de empezar a utilizar el equipo, en caso de que no reinstales Windows, debes pasar el antivirus.

Por tanto, te debes cerciorar de que el equipo cuenta con un programa antivirus.

Actualiza Windows

Tienes que hacer Windows Update. Cuando has dejado de usar un ordenador durante un tiempo, es probable que en ese lapso se hayan creado nuevas actualizaciones.

¿Cómo actualizar Windows? Abre el Menu de Inicio, selecciona el icono del engranaje, y ve a Actualización y Seguridad.

A partir de ahí, verás la opción Windows Update. Haz click, y espera a que lleguen las actualizaciones.

Elige un navegador

Actualiza o reinstala el navegador de tu elección.

Windows 10 viene con el nuevo navegador Microsoft Edge, que debería ser el reemplazo de Internet Explorer.

Se trata de una buena opción. Pero debes saber que puedes elegir el navegador que más se adecúe a tus necesidades.

Recuerda que puedes personalizar el navegador. En Opciones o Preferencias de tu navegador, establece tus preferencias personales.

Desinstala software no deseado

Ve a Aplicaciones y Características, revisa todos los programas instalados, y desinstala todos aquéllos que sepas con certeza que no deseas.

Tienes que seleccionar la aplicación en cuestión, y hacer click en el botón de Desinstalar.

Consejos para la compra del primer ordenador de tu hijo

Puedes comprar el ordenador en BEEP

En caso de no tener un ordenador de sobras en casa, o que te pueda dejar un familiar, amigo o conocido, queda la opción de adquirir un portátil u ordenador de sobremesa para las necesidades del menor.

Debes saber que puedes comprar tu nuevo ordenador en la tienda online de BEEP, sin gastos de envío.

Recuerda que las tiendas de informática fueron definidas como “bien de primera necesidad” el pasado 14 de marzo. En esa fecha, se decretó el estado de alarma que obligaba al confinamiento y a solo salir de casa para trabajar.

Desde el pasado día 30 de marzo, solo las actividades declaradas esenciales pueden abrir sus puertas. De nuevo, la venta de informática pasa a ser un sector esencial.

Para fomentar que nos quedemos en casa, BEEP ha decidido suprimir los gastos de envío a domicilio de todos sus pedidos.

Podéis leer el comunicado informativo sobre COVID-19 en el siguiente enlace:
https://www.beep.es/promociones/comunicado-informativo-covid-19

Criterios de compra a tener en cuenta

En El Blog de BEEP puedes consultar el artículo Consejos para la compra del primer ordenador de tu hijo adolescente.

En ese contenido te ofrecemos criterios que te van a ayudar a encontrar el equipo perfecto para tu hijo.

Cómo familiarizar al niño con el ordenador

En el artículo ¿Cómo familiarizar a los niños con los ordenadores? damos las pautas pormenorizadas. Y lo hacemos por pautas de edad:

  • Bebés: 0-2 años
  • Niños de 2 y 3 años
  • Niños de preescolar (3-4 años)
  • Niños de 5-7 años
  • Niños de 8 a 12 años
  • Adolescentes (13-18 años)

Los niños pueden empezar a familiarizarse con un ordenador a partir de los 2-3 años. En esa edad, ya tienen la capacidad necesaria para manejar las teclas.

A partir de esa edad, comienza un proceso de aprendizaje con la ayuda de padres y de profesores.

Para poder hacer escuela en casa, los escolares menores de edad deben estar en la franja que va desde los 8 hasta los 18 años.

En esta franja de edad, los niños ya han empezado a utilizar el ordenador como una herramienta fundamental en su jornada escolar.

Los adolescentes son los más hábiles. A los 12 años, un estudiante ya debería saber los más básico en gestión de archivos: abrir documentos, guardarlos, imprimirlos, etc.

A partir de los 13 años, los menores ya pueden abordar “actividades, proyectos y creatividades de alta complejidad”. Los adolescentes son los que más partido pueden sacar a la educación a distancia.

Reglas para el cuidado y uso del ordenador

Cuando el niño empieza a familiarizarse con un portátil u ordenador de sobremesa propio, es bueno que le enseñes cómo usar el equipo de forma adecuada y segura.

Los niños deben tomar conciencia de la importancia de cuidar el equipo. Para empezar, cuando una cosa es de uno, la tienes que cuidar. Además, se trata de una herramienta de aprendizaje, con más valor si cabe cuando la escolarización es online.

¿Qué reglas de mantenimiento hay que subrayar?

  • “Sé cuidadoso”. Nada de dar golpes o de aporrear las teclas. Y cuidado al trasladar el portátil de un sitio a otro. Un ordenador es un equipo delicado, que merece todo nuestro cuidado.
  • “No comas ni bebas frente al ordenador”. La comida puede ensuciar el equipo y colarse en su interior a través del teclado. La bebida puede inutilizar el equipo. Si derramas un vaso, una taza o una lata con líquido encima del teclado del portátil, podrías dejarlo inservible.
  • “Lávate las manos antes de usar las teclas y el ratón”. Sobre todo, después de las comidas y después de haber tocado superficies potencialmente sucias o contaminadas.
  • “Mantén limpio el equipo”. Te aconsejamos que leas Cómo limpiar y desinfectar el ordenador, los auriculares y todos tus dispositivos.
  • “Utiliza la protección antivirus”
  • “Ojo con pop-ups, banners y con bajarte archivos”. Enseña a tu hijo a evitar hacer click en anuncios pop-up y en banners. Por otro lado, dile que es importante que te pida permiso cada vez que se baje un archivo.
  • “No muevas el portátil cuando está encendido”. Si el dispositivo tiene un disco duro mecánico, con esos traslados podrías dañarlo.
  • “Antes de cerrar el portátil, mira que no haya ningún pequeño objeto encima del teclado”. Si el niño deja un bolígrafo encima de las teclas, al cerrar el equipo, podría acabar dañando la pantalla.
  • “Deja siempre el portátil encima del escritorio o en una funda adecuada”. El menor debe entender que el portátil no se debe abandonar en un sofá, encima de una cama o en el suelo. Siempre debe estar encima de una mesa o adecuadamente guardado, dentro de su funda protectora, dentro de un cajón o mueble.

¿Qué reglas de uso hay que acordar?

Una vez el adolescente cuenta con el equipo, hay que establecer unas reglas, o reforzar el conocimiento de unas normas con las que seguro que ya está algo familiarizado.

Hay que seguir unas reglas acordadas en familia. Hay que marcar unas normas: horario de uso de los equipos, supervisión del uso por los padres, comidas sin móviles ni ordenadores, qué se espera de ellos, etc.

  • “Vas a tener filtros de internet”. Hay softwares que permiten filtrar el acceso a internet. En el caso de los adolescentes, deben tener un acceso amplio a internet par realizar proyectos escolar y actividades creativas.
  • “Prioriza la privacidad”. Debes dejar claro al adolescente que nunca debe compartir información personal. Por ejemplo, nombre, teléfonos, fecha de nacimiento, escuela, dirección o municipio y contraseñas.
  • “Tapa la webcam”. El menor debería cubrir con una pequeña pegatina u otro elemento la cámara de la webcam.

Solo debería descubrir la webcam para realizar sesiones de videoconferencia con fines escolares. Por ejemplo, para realizar proyectos en grupo o para tratar una materia o asunto con un profesor.

Los sistemas de videoconferencia también son vitales para que el menor pueda ponerse en contacto con sus familiares y amigos, siempre bajo la supervisión de los padres.

¿Cómo hacer un uso saludable del ordenador?

La escuela en casa puede llevar a que el niño se pase muchas horas frente a la pantalla. Por eso hay que remarcar unas reglas para que el uso del ordenador no ocasione problemas de salud.

  • “Cada 20 minutos, aleja la vista de la pantalla”. Para proteger la vista, el niño debería mirar a un objeto situado a unos seis metros durante 20 segundos, y cada 20 minutos. Es la regla 20-20-20. 20 feet o pies (seis metros), 20 segundos y 20 minutos.
  • “Levántate de la silla cada cierto tiempo”. Hay que incentivar los descansos de la pantalla y el teclado. El menor debe estirarse, hacer ejercicio físico, separar la mirada de la pantalla cada cierto tiempo y salir a pasear…
  • “Siéntate bien”. Presta atención a la ergonomía. Silla y pantalla deben situarse pensando en la ergonomía y salud del usuario.
  • “No abuses de las pantallas”. Más allá del uso del ordenador para tareas escolares, un niño en situación de confinamiento tiene la tentación de muchas más pantallas. Consolas de videojuegos, tablets y móviles. Por eso es bueno marcar unas pautas. En El Blog de BEEP os hemos explicado cómo garantizar un uso equilibrado y saludable de las pantallas. El contenido en cuestión es Cómo controlar el tiempo de tus hijos con las pantallas.

 

Crea cuentas de usuario y fija controles parentales

En caso de que creas que el equipo va a tener más de un usuario, aunque el principal sea tu hijo, debes crear cuentas diferenciadas.

Debes ir a Configuración (icono del engranaje) y hacer click en Cuentas. Debes abrir una cuenta por cada usuario. Así te aseguras de que cada persona disfrutará de sus preferencias personalizadas en durante el tiempo que dure la sesión de uso del equipo.

Por supuesto, las preferencias para el usuario de tu hijo deben ser adecuadas a su edad y al uso que tienes previsto que le de al equipo.

Cuando el niño entre en Windows con su usuario, solo podrá acceder a aplicaciones y programas que tengan la aprobación de los padres.

Los padres pueden establecer controles parentales que solo permitan la descarga de aplicaciones adecuadas para la edad y que limiten lo que pueden ver en internet.

Instala aplicaciones educativas y apropiadas para la edad

Debes buscar programas y aplicaciones con valor educativo. Desde la escuela, te pueden echar una mano en la elección.

A la hora de instalar softwares educativos, ten en cuenta que no deberían ser ni demasiado difíciles (para no frustrar) ni demasiado fáciles (no son estimulantes).