Saltar al contenido

10 consejos para poner a punto tu nuevo portátil

portatil-nuevo-puesta-a-punto

Has renovado tu portátil. Seguro que ya era hora. Por tanto, ¡enhorabuena! Es un momento que hace una especial ilusión, porque vas a disfrutar de mejores prestaciones. Probablemente, vas a disfrutar de un mejor rendimiento, mejores gráficos, mayor capacidad de procesador, mayor memoria, mejor imagen, un disco duro más fiable…

Para que la experiencia sea aún más satisfactoria, te proponemos hacer una breve puesta a punto. Muy breve, no se trata de hacer nada extraordinario. Lo que te sugerimos es que no te limites a encender el nuevo equipo para, sin más, darle uso.

Si sigues las recomendaciones que te proponemos, el estreno del flamante portátil va a ir como una seda

El objetivo es que el nuevo equipo sea todo lo seguro, personalizado y rápido posible

Paso 1: Actualiza Windows

Lo primero: Windows Update

Cuando se trata de estrenar un equipo informático, lo primero que tienes que hacer es actualizar el sistema operativo Windows. Es decir, tienes que hacer un Windows Upddate.

Esta acción también es apropiada cuando has dejado de utilizar un ordenador durante un tiempo. Y es que es probable que, en ese lapso de tiempo, se hayan creado nuevas actualizaciones.

Haz un chequeo a pesar de las actualizaciones forzadas

Windows 10 incorporó las actualizaciones forzadas, lo que hace imposible esquivarlas. Ahora bien, a veces tendrás que esperar a que se produzca una actualización. Y por ello se recomienda hacer un chequeo y buscar updates o actualizaciones al momento.

Cómo actualizar Windows

¿Cómo hacerlo? Abre el Menu de Inicio, selecciona el icono del engranaje, y ve a Actualización y Seguridad.

A partir de ahí, verás la opción Windows Update. Haz click, y espera a que lleguen las actualizaciones.

Paso 2: Pon un antivirus

Con el asesoramiento de tu tienda BEEP, busca el antivirus que mejor se adapte a tus necesidades. El antivirus es un elemento clave. Un equipo informático sin protección frente a amenazas, es absolutamente vulnerable. El ordenador podría dejar en la estacada en cualquier momento.

¿Necesitas una protección potente?

Recuerda que Windows 10 lleva incorporado Seguridad de Windows, que es bueno para muchos usuarios. Ahora bien, no es un antivirus tan potente como los que están en el mercado. Por otro lado, recuerda que Seguridad de Windows ni tan solo te permite programar los escaneos a la búsqueda de amenazas.

Si quieres protegerte bien del malware (programas maliciosos, como virus, troyanos, gusanos, etc), tienes que elegir bien tu sistema antivirus.

En BEEP, encontrarás el antivirus que necesitas.

Paso 3: Elije un navegador

Windows 10 viene con un nuevo navegador denominado Microsoft Edge, que debería ser el reemplazo de Internet Explorer.

Se trata de una buena opción. Pero debes saber que puedes elegir el navegador que más se adecúe a tus necesidades. Después de haber probado varios navegadores, todos los usuarios se han hecho una idea sobre qué navegador les va mejor. El factor decisivo puede ser la usabilidad. O una cosa tan sencilla como que el navegador pueda incorporar complementos (aplicaciones que funcionan a través del navegador) de gran utilidad.

Personaliza el navegador

Recuerda que en Opciones o Preferencias de tu navegador, podrás establecer tus preferencias personales.

¿En qué carpeta descargar los archivos que te bajes con el navegador? ¿Qué opciones de seguridad y privacidad quieres? ¿Qué protección contra el rastreo quieres? ¿Deseas que el navegador te recuerde el historial? ¿Quieres guardar las cookies de navegación?

Paso 4: Crea cuentas de usuario y fija controles parentales

Si eres la única persona que va a utilizar el portátil, con una cuenta de usuario basta. Ahora bien, si se trata de un portátil de uso familiar, que va a ser usado por más de una persona, hay que crear cuentas diferenciadas.

Debes ir a Configuración (icono del engranaje) y hacer click en Cuentas. Debes abrir una cuenta por cada usuario. Así te aseguras de que cada persona disfrutará de sus preferencias personalizadas en durante el tiempo que dure la sesión de uso del equipo.

Paso 5: Ordena tu menú de Inicio

Microsoft ha recuperado el menú de Inicio con Windows 10.

Se trata de un menú que se puede personalizar. Deberías saber que se pueden anclar y desanclar Aplicaciones al menú de Inicio.

Te explicamos cómo anclar las aplicaciones que uses con mayor frecuencia:

  • Abre el menú Inicio y, a continuación, busca la aplicación que quieras anclar en la lista, o búscala escribiendo el nombre de la aplicación en el cuadro de búsqueda.
  • Mantén presionado (o haz clic con el botón derecho) en la aplicación y luego selecciona Anclar a Inicio.
  • Para desanclar una aplicación, selecciona Desanclar de Inicio.

Paso 6: Desinstala software no deseado

Los portátiles incorporan softwares de otros fabricantes ajenos a la marca del equipo o dispositivo. Evidentemente, todos estos programas están presentes en tu equipo porque ambas marcas (la del portátil y la del software) han llegado a un acuerdo comercial.

Aplicaciones preinstaladas

Nos referimos a aplicaciones de redes sociales, de protección frente a virus, de streaming de contenidos, etc. Este software preinstalado también lo encontramos en sobremesas, tabletas, smartphones y smart TVs.

¿Son útiles todos los softwares que tienes por defecto?

Todos estos softwares preinstalados no tienen por qué ser útiles. Por poner un ejemplo, las barras de herramientas para navegadores pueden ser algo engorrosas. O, sencillamente, igual no te apetece utilizar la opción de antivirus que viene por defecto. Además, muchas veces estamos hablando de programas de prueba. Es decir, para seguir empleándolos, los tienes que contratar.

¿Por qué puede incordiar este software no querido?

En los portátiles de hoy en día, el disco duro suele tener mucho espacio. Por ello, los softwares preinstalados que no se ajustan a tus necesidades, no van a suponer un gran problema de espacio. Ahora bien, si que pueden ralentizar el equipo y provocar colisiones con otros softwares que sí que deseas usar.

Por tanto, el consejo es que te deshagas de todos aquellos softwares que no sepas de qué van o que no quieras.

Ve a Aplicaciones y Características, revisa todos los programas instalados, y desinstala todos aquéllos que sepas con certeza que no deseas.

Tienes que seleccionar la aplicación en cuestión, y hacer click en el botón de Desinstalar.

Paso 7: Instala software deseado

En el anterior punto te hemos explicado por qué es bueno deshacerse del software no deseado. Y te hemos indicado cómo hacerlo.

Una vez te has quitado de encima todos aquellos softwares que nunca ibas a utilizar, tienes que instalar el software que sí que quieres utilizar.

Hay muchísimos programas gratuitos para tus necesidades más básicas. Ya sea leer PDFs, reproducir vídeo o música, hacer capturas de pantalla, etc.

En diciembre de 2019, Pcworld elaboró un artículo sobre “el mejor software gratuito para tu PC”.

Paso 8: Haz una copia de respaldo de tu equipo

Tu portátil es seguro. Está actualizado. Ya no tiene software no deseado. Y ya cuenta con el software que se ajusta a lo que necesitas. Perfecto. Ya estás preparado o preparada para disfrutar de tu nuevo equipo. Pero, pero, aún puedes hacer otra cosa. Te aconsejamos, si tienes un nivel experto o cercano al nivel experto, que hagas un clon o imagen de tu disco duro primario. Se trata del disco duro desde el cual Windows arranca.

Esa copia, claro, la debes situar en un disco duro externo. Así, si tuvieses que reinstalar Windows, no deberías hacer todo la labor de personalización, ajustes y limpieza otra vez.

Paso 9: Familiarízate con tu portátil

Ya has hecho todo el trabajo duro. Ahora es el momento de chafardear, de toquetear y de probar. Es el momento, por supuesto, de mirar qué te ofrece Windows. Y por fin ha llegado la hora de probar todos los programas con los que cuenta el equipo.

Hay muchas guías disponibles con consejos y trucos para aprovechar al máximo tu nuevo equipo.

Paso 10: Pásate el contenido de tu viejo portátil

Ya está. Ya lo tienes todo bajo control. Con calma, ahora es el momento de ir pasando los archivos de tu viejo equipo al nuevo. Siempre, asegúrate de tener una copia de respaldo de tus contenidos y archivos en un disco duro externo.

¡Enhorabuena! Ya puedes empezar a disfrutar de tu nuevo portátil, para ocio o para trabajo, con todas las garantías.