Saltar al contenido

Guía rápida para resolver problemas de la impresora

impresora-oficina

¿Tu impresora te funciona mal o, sencillamente, no te funciona? Ya sea un asunto de software, de hardware o de cualquier otro tipo, en El Blog de BEEP te ofrecemos una guía rápida para resolver tu problema.

La tecnología de impresión mejora… pero seguimos imprimiendo en papel

En la era del internet de las cosas (IdC) y de los dispositivos que podemos controlar con nuestra voz, las impresoras siguen dándonos problemas similares a los que nos daban hace 10 o 15 años. No olvidemos que la impresora es uno de los pocos equipos que siguen incorporando componentes mecánicos. Y es que debemos tener en cuenta que la tecnología de impresión imprime algo tan físico y tan tangible como el papel. Es decir, imprimimos en papel ahora, como imprimíamos en papel hace 30 años.

Hecha esta reflexión, vas a llegar a la conclusión de que es muy útil saber qué hacer cuando la impresora nos da a conocer un error o bien pasa olímpicamente de nuestras demandas y no nos hace caso. El objetivo es volver a imprimir con toda normalidad y con la calidad esperada.

Mensajes de error

A veces, la impresora te va a avisar sobre la naturaleza del problema. De ese modo, puedes evitar el pesado método de prueba-error.

¿En qué consisten los mensajes de error de la impresora? Pues bien, se trata de esos indicadores luminosos que solo se encienden o parpadean cuando se produce un error. El aviso que todos conocemos bien es el de cartucho de tinta vacío. Pero hay más tipos de alerta

Para saber qué significa cada indicador de error, deberás chequear el manual de tu impresora. Si guardaste la versión de papel de esta guía, solo tienes que ir a la sección en que se aborde la resolución de problemas frecuentes o los indicadores de error.

Si no tienes el manual a mano, en papel, debes entrar en la página web del fabricante y buscar el manual correspondiente a tu modelo. El nombre del modelo siempre aparece en un lugar visible y destacado del equipo.

Una vez encuentres ese documento digital, que suele estar disponible en versión PDF, debes acudir a la sección de problemas y errores. Es recomendable que te descargues ese PDF, para tenerlo a tu alcance a solo un par de clicks en tu disco duro.

Una vez hayas identificado el error, sea un atasco o la falta de tinta, ya tendrás hecha la mitad del trabajo de resolución. En este mismo artículo de El Blog de BEEP, te ayudaremos a rematar la faena.

También podría pasar que tu impresora vaya mal, pero que no te aparezca ningún mensaje de error. En ese caso, te invitamos a seguir leyendo.

Comprueba las conexiones

Puede parecer obvio, pero ante el fallo de cualquier dispositivo, lo primero que hay que hacer es comprobar las conexiones.

Comprueba que el cable USB está bien conectado en ambos extremos. Y chequea que el cable de alimentación está enchufado a la pared. La impresora es un equipo que se utiliza en momentos puntuales, por lo que es probable que alguien la haya desenchufado para cargar el móvil u otro dispositivo.

Si quieres imprimir vía WiFi y no lo logras, mira de conectar la impresora al ordenador vía USB. Si entonces la cosa funciona, ya sabes que el problema lo tienes con la conexión WiFi.

Revisa que la impresora reciba una señal WiFi suficientemente fuerte. Verifica que la impresora aparezca en la lista de redes WiFi. Igual es necesario que acerques la impresora al router, para así asegurar un ancho de banda inalámbrico suficiente.

impresora-brother

¿Imprimes con la impresora que toca?

Se trata de otra cuestión básica, pero que no puedes dejar de lado. ¿Estás seguro o segura de que estás dirigiendo el documento a la impresora correcta? Si utilizas o has utilizado tu ordenador con más de un equipo de impresión —igual tienes una impresora de color y otra diferente para imprimir solo negro de forma más económica—, Windows podría estar enviando el archivo a una impresora diferente.

Vuelve a imprimir el documento. Y presta especial atención a las opciones que aparecen en el menú desplegable con las impresoras disponibles. Si la que quieres no es la que está seleccionada, busca la que deseas y selecciónala.

Desbloquea la cola de impresión

A veces, la cola de impresión puede quedar bloqueada con viejos documentos que no se pudieron imprimir por un motivo u otro.

¿Por qué se atasca la cola de impresión?

¿Por qué se puede quedar hibernada una tarea? Las causas más habituales son la ausencia de papel o de tinta. En otras ocasiones, el origen del problema es un intento fallido de cancelación de una tarea de impresión.

¿Por qué cancelar una impresión? Muchas veces, lo vas a hacer porque te has equivocado con los parámetros de impresión y deseas imprimir de nuevo con los requisitos que tú quieres. Por ejemplo, quieres imprimir a doble página, y te has olvidado de seleccionar esa opción. O querías imprimir en borrador un documento muy largo, y resulta que se te ha olvidado de poner la opción de borrador. ¿Y a quién no le ha pasado que solo quería imprimir una página de un documento extensísimo, y por equivocación ha enviado todo el documento a imprimir?

Muchas veces, la cancelación surte efecto. Sin embargo, en otras ocasiones, el equipo se queda bloqueado.

Cómo ver la lista de documentos en espera

Te apuntamos cómo ver la cola de impresión. Esta cola es la lista de los elementos a la espera de impresión en Windows 10:

1. Selecciona el menú Inicio y luego escribe “impresoras y escáneres” en el cuadro de búsqueda de la barra de tareas.
2. Selecciona Impresoras y escáneres. Selecciona tu impresora en la lista.
3. Selecciona Abrir cola para ver lo que se está imprimiendo y el orden de impresión próximo.

Cancelar tareas de impresión

Es muy fácil. Debes ir a la lista de impresión (te hemos explicado cómo acceder a ella en el punto anterior), donde verás los documentos en cola. Una vez ahí, tienes que seleccionar la tarea que deseas anular, hacer click con el botón derecho del ratón y elegir la opción de Cancelar.

Con la mera cancelación de una o más tareas de impresión, vas a poder solucionar los embotellamientos menos graves.

Has cancelado y un folio queda a mitad de impresión: ¿Qué hacer?

Si cancelas un documento que ya se está imprimiendo, es muy probable que el proceso de impresión se detenga de repente y se quede a medias. Es decir, el folio que está a medio imprimir, se queda dentro el equipo de impresión.

Ante esta situación, ni se te ocurra tirar de la hoja o forzar el equipo. Si vas con toda la artillería, es casi seguro que el folio se rompa. Te quedarás con un trozo en la mano y con otro en el interior de la impresora. En ese caso, sacar la hoja o, mejor dicho, lo que queda de ella, va a resultar más complicado.

Por tanto, deberías abordar el problema con toda la delicadeza posible. Presta atención y mira si tu impresora tiene un botón, que suele estar al lado del de encendido, con el dibujo de un folio y un flecha. Si es así, púlsalo. De esa manera extraerás el papel con eficacia.

Otra opción es apagar la impresora y volverla a encender. Cuando se inicie el equipo y detecte una hoja a mitad de camino, lo más seguro es que la expulse. También podría pasar que se encienda el botón que hemos apuntado más arriba (dibujo de folio y flecha), para que lo presiones y salga así el folio que está atrapado.

Si la hoja se empeña en no salir, debes consultar el manual del equipo. Tienes que consultar la forma de abrirlo por detrás para extraer el papel de forma cómoda.

Cuando el bloqueo es difícil de resolver

Has intentando cancelar una o varias tareas de impresión y no hay manera. El documento o los documentos de marras, no desaparecen.

Has pausado la impresión. Ya has cancelado todos los documentos. Te has asegurado de reiniciar todas las impresiones. Y has vuelto a cancelar… Pero nada de nada.

Te proponemos una serie de pasos para poder cancelar todos los documentos de la cola de impresión sin tener que reiniciar el ordenador o la impresora..

  1. Entra en Inicio del sistema operativo Windows.
  2. Dale a Ejecutar y escribe: cmd
  3. Una vez en la consola de comandos, escribe: net stop spooler
  4. Te vas a la carpeta “C:\WINDOWS\system32\spool\PRINTERS” y eliminas todo lo que haya dentro.
  5. Vuelves a la consola (como en el punto 3) y escribes: net start spooler

Con estos pasos vas a detener el servicio de cola de impresión. En segundo lugar, vas a borrar los archivos que se encuentran en cola. Por último, vas a reanudar el servicio de impresión.

Resultado: una cola de impresión bien limpia. Si te siguen apareciendo los documentos en la cola de impresión, actualízala (ver–>actualizar), y verás que ya no están.

impresora-problemas

Que haya papel, y que está bien puesto

Lo más seguro es que hayas puesto papel en la bandeja de entrada. En todo caso, cerciórate. Verifica que hay folios.

A partir de ahí, debes saber que las impresoras son muy refinadas, y solo reconocerán que hay papel si lo has colocado bien. Ajusta bien el folio o los folios. Comprueba que las hojas encajan bien. Si es necesario, extrae los folios y realinéalos.

En algunos casos, podría quedarse papel atascado en el mecanismo. Normalmente, recibirás un aviso de la impresora. Solo tendrás que abrir algún panel de acceso para sacar el folio o fragmento de folio. Si no sabes por donde acceder al interior de la impresora, consúltalo en el manual.

Podría ser que recibas el mensaje de atasco, y que no veas papel atascado por ningún sitio. En ese caso, habrán quedado atrapados pequeños trozos de papel o de otro residuo en los rodillos. Aquí la cosa se complica, porque deberías extraer algunas piezas para resolver el problema. Si no te atreves, debes llevarlo a tu tienda BEEP.

El cabezal de impresión podría estar sucio u obstruido

Si tu impresora te dice que le falta tinta, pero tú sabes que no es así, puedes hacer una serie de cosas. Primero, podría ser que el cabezal de impresión esté obstruido o sucio. ¿Cómo limpiarlo o dejarlo en buen estado? El procedimiento a seguir lo encontrarás detallado en el manual del equipo

Por otro lado, podría ser que tu impresora sencillamente no reconozca que pones nuevos cartuchos. Si no detecta la nueva tinta de forma automática, puede ser que haya en la impresora un ajuste que permita reiniciar los niveles de tinta. Acude al manual para ver cómo hacerlo con tu modelo.

impresora-oficina

Test de diagnóstico

Si aún no sabes de qué problema se trata, puede ayudarte hacer tests de diagnóstico. Puedes imprimir páginas de prueba o de autocomprobación, que te pueden resultar muy útiles.

El manual del equipo te dirá cómo hacer este test. Igualmente, puedes imprimir páginas de prueba a partir de Windows.

En Windows 10, escribe Dispositivos e impresoras en el cuadro de búsqueda de la barra de tareas. Haz click en Dispositivos e impresoras (Panel de control). Clica con el botón derecho del ratón sobre la impresora que buscas. Ahora toca hacer click en Propiedades de la impresora. En la pestaña General, toca o haz click en Imprimir página de prueba.

Si la impresora ni tan solo puede imprimir su propia página de prueba, ya sabes que el foco del problema está en el equipo de impresión (no en drivers o en software). Con suerte, la impresora te dará una impresión de prueba con un código de error u otra información de interés para la resolución del problema.

Instalar drivers y software

Los drivers y el software del equipo de impresión son necesarios para su buen funcionamiento. Cuando instalas una impresora en tu PC, Windows suele buscar los drivers necesarios para ti. Pero también puede pasar que tengas que visitar la web del fabricante del equipo, buscar tu modelo en la página de soporte y bajarte el driver o paquete de software de forma manual.

Añadir impresora

Si estás empleando tu impresora vía WiFi, es probable que tengas que añadirla a la lista de impresoras disponibles de Windows antes de que Windows te la ofrezca como opción. En Windows 10, debes seguir los siguientes pasos:

  1. Haz click en Inicio.
  2. Clickea en Panel de control.
  3. Ahora toca hacer click en Dispositivos e impresoras.
  4. Con el botón derecho del ratón, haz click sobre la impresora que quieres.
  5. Tienes que hacer click en Establecer como impresora predeterminada.

En un Mac, tienes que ir a Preferencias, después a Impresoras y escáneres, y debes hacer click en el signo +. Tu PC debería buscar las impresoras disponibles.

impresora-icono