Saltar al contenido

Panorama: Pautas para abuelos

personasmayores_tecnologiaLlama la atención el titular de Elconfidencial.com: Aplicaciones para que tus padres (y tus abuelos) no la líen parda con la tecnología. Desde este diario digital, proponen una serie de aplicaciones, pautas y prevenciones que pueden auxiliar a las personas más tecnófobas, más novatas o con menos pericia con smartphones, tabletas y ordenadores.

“Dejar un móvil, una tableta o un ordenador en sus manos es un verdadero peligro. La brecha generacional que existe entre algunos usuarios de cacharritos tecnológicos y sus padres, se muestra en ocasiones insalvable y hace acto de presencia de mil y una formas cuando algún progenitor se queda a solas ante una pantalla”. Tomad nota. Son buenos consejos para facilitar la incursión de los más mayores en el mundo de las nuevas tecnologías.

En Softzone.com escribían esta semana sobre 5 mitos sobre mejorar el rendimiento del PC. “Es posible que en este momento vuestro ordenador vaya muy lento. […] ¿Qué le ocurre? Pues pueden ser muchas cosas. Hasta analizar exactamente su comportamiento no se puede saber exactamente. Sin embargo, hay varios métodos que circulan por la web para mejorar su rendimiento casi como por arte de magia. Obviamente, muchos de ellos no funcionan. Te contamos 5 que no tienes que utilizar”. Ya sabéis: prestad atención, y huid de propuestas y soluciones que poco os van a ayudar.

Como curiosidad, comentaremos la noticia del investigador que ha descubierto que los chats de WhatsApp no se eliminan por completo aunque hayamos “borrado conversación”. Incluso después de “borrar todos los chats”, la información sigue ahí, a la espera de alguien que sepa recuperarla. Es bueno saber que las conversaciones de la aplicación de micromensajería sólo se borran al desinstalarse. Se trata de un tema sensible, ahora que estamos tan pendientes de la necesidad de garantizar el derecho del usuario a su privacidad. Y ahora que queremos poder eliminar aquellos datos que no deseamos que estén o sigan expuestos a los ojos de nadie.