Saltar al contenido

Cómo hacer que te dure más el ordenador: BEEP te ofrece 10 consejos

alargar-vida-ordenador

¿Comprarías un coche y no lo llevarías nunca al taller para cambiar filtros o aceite? Si ves que los neumáticos están flojos, ¿no los hinchas?

Un vehículo requiere mantenimiento. Y un ordenador, también.

Con un cuidado y mantenimiento adecuados, puedes alagar la vida del equipo y disfrutar de un mejor rendimiento.

Al día

Mantén el sistema operativo, las aplicaciones y la protección antivirus al día. Debes verlo como una oportunidad para mejorar, si cabe, el funcionamiento del equipo.

Por tanto, es muy importante actualizar Windows (Windows Update) y todos los softwares que utilizas. Por supuesto, debes verificar de forma regular que el ordenador está libre de virus.

Limpio

Mantén limpio el equipo. La suciedad puede introducirse en el equipo, ya sea polvo, suciedad, pelos o migajas.

Así que no se trata de un tema puramente estético. Mantén el equipo limpio por fuera, para que esté limpio por dentro. La mugre en las entrañas de un dispositivo puede obstaculizar el funcionamiento del ventilador.

Un buen consejo es cerrar el portátil si no lo estás utilizando. Otra recomendación de enorme utilidad es mantener bebidas y comidas bien lejos. No solo evitarás ensuciar teclado, pantalla e interior del equipo, si no que reducirás a cero el riesgo de que un vertido accidental de café o agua inutilice el equipo.

En El Blog de BEEP ya te hemos explicado como hacer una limpieza a fondo del ordenador. Y es que, por muy limpio o limpia que seas, siempre se va a acumular algo de suciedad.

Si el equipo está muy sucio, tienes que llevarlo a tu tienda BEEP para que te le dejen como nuevo.

Disco duro: en buen estado

Si tu equipo tiene un disco duro tradicional o mecánico, y no un SSD, asegúrate de optimizar su funcionamiento con la desfragmentación. Puedes desfragmentar una vez al mes.

Para desfragmentar el ordenador, busca Desfragmentar y optimizar unidades en la bárra de búsqueda de la parte inferior de la pantalla. Elige el disco duro (C:) y clica en el botón Analizar. Para desfragmentar, clica Optimizar.

Por defecto, Windows 10 desfragmenta cada semana. Pero lo puedes hacer por tu cuenta si ves que el equipo va algo lento.

Y siempre es un buen hábito borrar archivos y carpetas que han dejado de ser útiles. Y desinstalar softwares que ya no usas.

Una memoria RAM generosa contribuye a una larga vida del ordenador. Si tu ordenador tiene menos ítems entre los que buscar, y más RAM con la que trabajar, el equipo soporta menos estrés en sus componentes. Como resultado, tendrá una vida más larga.

A temperatura adecuada y ventilado

Lo peor para un ordenador es que se sobrecaliente. Por tanto, garantízale una temperatura agradable.

Si te has fijado, los servidores se mantienen a temperaturas muy bajas en salas debidamente preparadas. Cuando se trata de un ordenador personal, eso no es necesario. Pero hay que contribuir a que el dispositivo se mantenga lo más refrescado posible.

Por esa razón, no expongas el equipo a la luz del sol, y no bloquees los huecos de ventilación.

La ventilación, de hecho, es crucial. No encierres la torre en un armario. Deja que el equipo respire.

Apagado si hay que transportarlo

Los SSD ganan presencia en la informática personal, pero sigue siendo recomendable no mover el ordenador cuando está encendido y realizando alguna actividad.

Si tienes que transportar el portátil, sobre todo si éste tiene un disco duro mecánico, hazlo habiéndolo apagado antes. Recuerda que los discos duros mecánicos, los de toda la vida, tienen un cabezal de escritura y lectura.

Entre algodones

Puede parecer un consejo obvio. Transporta siempre el portátil en un maletín o mochila que asegure su protección.

Y, aunque cuentes con el maletín más resistente del mercado, evita los goles y no pongas cosas encima.

Otro consejos: una vez sin funda, no transportes el portátil agarrándolo por la pantalla. Piensa que las bisagras no están diseñadas para aguantar mucho peso

Mimo con los cables

Cuesta muy poco tratar los cables con cuidado, pero no solemos prestarles suficiente atención. Hay cables vitales, como el de alimentación, para el que es más costoso y difícil encontrar un reemplazo.

Piensa que un cable se puede dañar con facilidad. Así que no hagas que un cable dibuje a lo largo de su recorrido formas imposibles y retorcidas. No lo dobles de forma exagerada.

Asimismo, evita estirar del cable a la hora de desenchufar. Debes sujetar el enchufe de pared y tirar de la clavija con suavidad.

Otra buena idea es utilizar un protector contra las subidas de tensión. El protector de sobretensión te garantiza que tu equipo no va a resultar dañado por un pico de electricidad.

Botón de encendido

Abusar del botón de encendido no es bueno. Si estás utilizando el equipo, mantenlo encendido. No lo apagues para una pequeña pausa. Y es que, cada vez que pones en marcha el ordenador, lo estás estresando en cierta manera.

Por lo tanto, si lo estás utilizando a lo largo del día, con algunas pausas de por medio, es mejor que lo dejes en marcha. Es decir, no lo vayas encendiendo y apagando.

Eso sí, si no lo vas a usar por un tiempo, apágalo. Y déjalo en un sitio con las condiciones adecuadas: sin luz directa del sol y sin calor.

Ojo con los pequeños problemas

Presta atención a los indicios de problemas, por pequeños que sean. ¿Notas que el ordenador va lento? ¿Hace alguna cosa fuera de lo normal? Lo mejor es llevarlo a chequear, para hallar una solución. Raramente un problema se soluciona solo.

De hecho, ignorar problemas pequeños puede llevar a problemas más grandes. Y, de acuerdo con la Ley de Murphy, eso ocurre en el momento menos oportuno. Cuando estás finalizando un trabajo o preparando un examen.

Protector de sobretensión

Conecta tu ordenador a la red eléctrica a través de un protector de sobretensión. Y es que una subida de tensión puede freir tu ordenador o rúter.

Compra un protector portátil contra las subidas de tensión para cuando te muevas con tu portátil.